domingo, 2 de octubre de 2011

Grandes mitos del barcelonismo. Capitulo I: Tarantini.

Alberto César Tarantini, lateral de Boca Juniors, fue uno de los componentes de la selección argentina campeona del mundo en 1978.

Tarantini jugó el mundial de Argentina sin ficha profesional con ningún club, ya que poco antes había rescindido su contrato con Boca, en un episodio de "todo por la pasta" que aún recuerdan con "cariño" la afición xeneize, y que causó una gran polémica en su momento.


Y es que Tarantini la lió parda con el presidente de Boca, el Puma Armando. Según un diario de la época: ...por una ley de 1975, que sólo rige en el fútbol argentino, cuando un jugador firma su vínculo con la institución, está implícita una cláusula de renovación automática que contempla un aumento anual del 20% en los salarios y luego de dos años queda libre. La regla se incorporó para proteger a los jugadores que no llegaban a un acuerdo para la renovación del contrato y que les permitía mantener el nivel adquisitivo en caso de una inflación. Además, los contratos en el ámbito local siempre fueron con una duración menor al mercado europeo. El primer jugador que quedó libre con este reglamento fue Alberto Tarantini (Boca), en 1978...


En esos momentos, el Conejo Tarantini era un jugador, según los parámetros actuales, absolutamente mediático, ya que a sus 22 años, además de follones varios con su club, mantenía un tórrido romance con una de las estrellas eróticas del momento en Argentina: la Pata Villanueva.

Campeón del mundo y liberado de su contrato con Boca, Tarantini desembarca en el Barça del recién elegido presidente Josep Lluís Núñez, y con Lucien Müller como entrenador, en el verano de 1978. 

Los extranjeros del equipo son Johan Neeskens y Hansi Krankl, mientras que los argentinos Milonguita Heredia y Torito Zuviría juegan como oriundos.

En un momento en que se daba la nacionalidad a cualquiera cuya abuela hubiese nacido en Celta u Osasuna, se busca de urgencia una modelo paraguaya con padres españoles (una tal María Eugenia), para que, a través de matrimonio por poderes, Tarantini obtenga el pasaporte español (vaya morro tenían los fabricantes de oriundos).

Finalmente, no se sabe si por una cuestión de pasta o por que la Pata Villanueva (con la que el Conejo Tarantini acabaría teniendo dos churumbeles) decidió no tragar con el tema de la modelo paraguaya, el lateral no consiguió la doble nacionalidad y decidió tomar las de Villadiego (en este caso, las de Birmingham).

A partir de ahí, ficha por el "potente" Birmingham City, donde jugó más bien poquito. De vuelta a Argentina, milita una temporada en Talleres de Córdoba, siendo transferido en 1980 al eterno rival de Boca, River Plate, lo que se consideró en Argentina como una traición del calibre de la fechoría de Figo con el propio Barça, teniendo que oír, en sus visitas a la Bombonera, cánticos del calibre de : “...cuiden los bolsos, cuiden las carteras, llegó la puta de Pata Villanueva...” recordándole el affaire de su esposa en un centro comercial del exterior del estadio bostero. 

Sporting Club de Bastia (1983-1985)y Toulouse F.C. (1985-1988) en Francia y el suizo F.C. St. Gallen (1988-1989), fueron los clubes donde el Conejo Tarantini jugó hasta su retirada.

La banda derecha del Camp Nou se perdió las cabalgadas del espigado lateral, y los peluqueros de Barcelona no tuvieron la oportunidad de trabajar con una de las escarolas más famosas del fútbol de la década de los 70.

5 comentarios:

  1. esta serie puede ser muy dura y solo apta para culés muy curtidos, deberías avisar de que puede herir sensibilidades

    ResponderEliminar
  2. Amenazo con auténticas reliquias sentimentales.

    ResponderEliminar
  3. Lucendo, Romerito y Bio me vienen a la mente

    ResponderEliminar
  4. Que buen artículo! Recuerdo la historia del conejo... otro día esplicas la de Cleo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una serie algo antigua... Cleo fue el capítulo II: http://www.extremoizquierdo.com/2011/10/grandes-mitos-del-barcelonismo-capitulo_11.html

      Eliminar