domingo, 27 de noviembre de 2011

¿En qué quedamos?

La prensa deportiva española es nefasta, los periodistas deportivos españoles son unos cenutrios y la afición futbolera española está abducida en su totalidad.

Estas afirmaciones carecen, evidentemente, de fundamento. Lo que hay son grupos mediáticos que producen prensa futbolística absolutamente amarilla, prisionera de intereses económicos y políticos que se convierte en el caldo de cultivo idóneo para que un grupo de correveydiles y abrazafarolas, que diría aquel, generen un estado de opinión absolutamente orientado al enfrentamiento, en el que los aficionados más forofos encuentran los argumentos necesarios para enfocar toda su mala baba. 

Es decir, ni la prensa deportiva en su conjunto es tan, tan mala, no todos los periodistas deportivos son unos hooligans con bolígrafo, y en absoluto todos los aficionados al fútbol son unos energúmenos manipulados.

Como en cualquier otro ámbito, generalizar equivale a equivocarse, ya que medir con el mismo rasero a todo un colectivo es injusto e interesado.

Sin embargo,  el hecho diferencial en el mundo del periodismo deportivo es que, al contrario de lo que sucede en otros terrenos, aquí no es una minoría la que hace mucho ruido; los que hacen muchísimo ruido son la mayoría de los medios. 

A partir de ahí cada cual tiene sus colores, con los que se atrinchera en su garita, intenta mantenerse en un margen estrictamente objetivo o reniega directamente de todo y se refugia en las carreras de galgos, el bádminton o cualquier otro deporte alejado de la furia bipolar.

Aceptando que cada facción apoye a su equipo, que cada bando ningunee los logros del rival y que todos lo discutan casi todo, y teniendo claro hacia qué lado carga cada uno y que por cada acera pululan extraordinarios profesionales acompañados de impresentables palmeros, una diferencia destaca entre tanta tergiversación.

Los que tienen el altavoz más gordo han desarrollado la capacidad de utilizar cualquier argumento a cuenta de beneficios, sin importar si el día anterior utilizaron el mismo argumento en sentido contrario, o si la semana pasada defendieron la misma cuestión con un argumento totalmente opuesto. Nada importa. Todo vale.

¿Qué un jugador propio entra en plancha a la altura de la tibia y es expulsado? Platinato.
¿Ese mismo jugador es objeto, a los pocos meses, de una entrada similar y el infractor no es expulsado? Platinato.

Perdón. ¿Siempre platinato? Parece lógico que si el árbitro prevaricó expulsando la primera vez, porqué la entrada no era merecedora de tarjeta roja, esté de más protestar cuando el árbitro “acierta” no expulsando a un jugador contrario. ¿No es acaso la misma jugada? ¿Es lógico reclamar aquello que se negaba?

El central del eterno rival celebra con su afición, en su estadio, un resultado glorioso, histórico, casi irrepetible. ¡Falta de respeto! ¡Provocación!
El entrenador plenipotenciario de tu equipo monta el show en campo contrario, cabalgando en un callejón sin salida. ¡Halago al rival!

O sea, la provocación de aquel, ya no es una provocación; ¿se convierte en halago a tu equipo?

Tu entrenador no para de desbarrar. ¡Elogio de la sinceridad! ¡Fuera la hipocresía!
El otro entrenador intenta ser comedido. ¡Mea colonia! Responde a una provocación directa del puto amo ¡Energúmeno!


¿Los jugadores contrarios caen como moscas ante la contundencia de tus defensas? ¡Teatro del bueno!
¿En tú equipo hay un fideo que no se sostiene? Es una pobre víctima de la violencia de los rivales.


video


¿En qué quedamos?

¿Más ejemplos? ¿Para qué? Todos sabemos de lo que hablámos. 


Parece que las lecciones de moral son gratuitas. 

4 comentarios:

  1. Me hace gracia que hoy en todos los informativos se haya hecho gala de la dureza excesiva del Atleti cuando no hace tanto vimos un partido del mismo calibre planteado por el equipo blanco: la final de la Copa del Rey. Donde Pepe, Marcelo, Sergio Ramos y Xabi Alonso entre otros debieron ser mínimamente amonestados e incluso expulsados. ¿Qué decir? Doble moral.
    Si nos dan a nosotros somos perseguidos y agredidos pero si somos nosotros los que damos es fútbol cosa de hombres. Tramposo es Alves porque casi le parten la pierna, pero Di María en las faltas que han sacado sólo le dan en una. En la última que hablan desde otro ángulo se ve como no le toca, por no hablar de su evidente facilidad para caer cuando Diego simplemente le pone la mano para apartarlo del compañero. Simula una agresión, no recibe castigo y el del jugador rojiblanco no es proporcionado: falta de criterio por parte del árbitro.
    La entrada de Perea sobre Cristiano es escandalosa y a muy mala conciencia, coincido en que debiera haber sido expulsado. Pero también creo que la están magnificando por ser quien la sufre el que es. He visto entradas peores con peores resultados que esa, he visto a jugadores con la pierna rota en acciones con mucha más alevosía que la mostrada por el colombiano. Sin embargo el luso pudo continuar el partido y cuando Messi recibió otra entrada bastante fea de otro colchonero, Ufjalusi, tuvo que retirarse del terreno de juego.
    En fin compañero, otro gran trabajo más de denuncia por tu parte perfecto.

    ResponderEliminar
  2. La portada del As es de vergüenza, ¿cómo es posible que el Barça calle? No entiendo como se permite que manchen la imagen de nuestro club, eso no es libertad de expresión, eso es manipulación pura y dura.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier. Yo voy algo más lejos. Te dejo el link por si quieres leerlo. Lo que me flipa es ver al sinvergüenza de la niñata portuguesa, no la futbolista sino la entrenadora y digo niñata porque ataca por la espalda como las niñas, querjarse al banquillo atlético de la durezxa cuando es el mayor responsable de que ya no se contraten sicarios del este de Europa porque la gente quiere contratar a Pepe, Ramos, Arbeloa, Lass,... para hacer las operaciones sucias. La pena es que Guardiola tiene categoría como persona porque si se tuviera que quejar de todas las patadas que han dado los asesinos a sueldo de los jugadores del Madrid todavía se estaría jugando el primer clásico del año pasado.

    http://yonoselachupoacr7.blogspot.com/2011/11/la-chequera-de-mouteu-lahoz.html

    Un abrazo Javier

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en que la prensa deportiva es vergonzosa, pero lo es aún mas el programa futboleros, radio marca y punto pelota. Ayer uno sale con la camiseta del getafe ¿provocador? no, libertad de expresión, oto dice que di maria se tira porque quiere jugar en el barça. En definitiva asqueroso. Lo que podia ser unas buenas tertulias de futbol acaban siendo una estupidez, se desliza suavemente que el barça no deja hablar a messi porque es tonto, que si guardiola no da entrevistas es decir que de futbol poco. Que dice alves que esta liga es el reto mas importante, pues se dice que el barça es un segundon que tiene madriditis galopante, que el getafe gana al barça se entrevista al entrenador rival, se le pone por las nubes pero si el levante gana al madrid pues el levante es un equipo de marrulleros en fin como dice el articulo podiamos enumerar muchos casos y estar asi toda la vida.

    ResponderEliminar